Palabras, palabras…pero, ¿y si las palabras se volvieran un poco locas como la Tricotosa de Retahilando? Palabras que se unen unas con otras al azar, en un juego donde la razón no tiene sentido. Como hacían los dadaístas allá por el siglo XX. Los dadaístas fueron unos artistas que no querían seguir ninguna norma.
Vamos a construir unos poemas DADÁ 1. Cadáveres exquisitos: Se puede hacer en grupos de seis o siete. Cada uno toma un papel y escribe dos líneas; después, dobla la parte superior de manera que quede una línea oculta y otra a la vista. Cada uno pasa su papel al que tiene a la izquierda. Este debe continuar el texto, escribiendo dos líneas y doblándolo de manera que sólo se vea su segunda línea. Los papeles siguen circulando seis o siete veces y al final cada uno lee el texto completo en voz alta. 2. Poema DADA: Para hacer un poema dadaísta, seguid las instrucciones según Tristan Tzara, poeta DADAISTA. - Coge un periódico. - Coge unas tijeras. - Escoge en el periódico un artículo de la longitud que quieras darle a tu poema. - Recorta enseguida con cuidado cada una de las palabras que forman el artículo y mételas en una bolsa. - Agítala suavemente. - Ahora saca cada recorte uno tras otro. - Copia o pega en una hoja concienzudamente en el orden que hayan salido de la bolsa las palabras. El poema se parecerá a TI. Y es que eres un escritor infinitamente original y de una sensibilidad hechizante, aunque incomprendido por el pueblo.
Vamos a construir unos poemas DADÁ 1. Cadáveres exquisitos: Se puede hacer en grupos de seis o siete. Cada uno toma un papel y escribe dos líneas; después, dobla la parte superior de manera que quede una línea oculta y otra a la vista. Cada uno pasa su papel al que tiene a la izquierda. Este debe continuar el texto, escribiendo dos líneas y doblándolo de manera que sólo se vea su segunda línea. Los papeles siguen circulando seis o siete veces y al final cada uno lee el texto completo en voz alta. Palabras, palabras…pero, ¿y si las palabras se volvieran un poco locas como la Tricotosa de Retahilando? Palabras que se unen unas con otras al azar, en un juego donde la razón no tiene sentido. Como hacían los dadaístas allá por el siglo XX. Los dadaístas fueron unos artistas que no querían seguir ninguna norma.
Vamos a construir unos poemas DADÁ 1. Cadáveres exquisitos: Se puede hacer en grupos de seis o siete. Cada uno toma un papel y escribe dos líneas; después, dobla la parte superior de manera que quede una línea oculta y otra a la vista. Cada uno pasa su papel al que tiene a la izquierda. Este debe continuar el texto, escribiendo dos líneas y doblándolo de manera que sólo se vea su segunda línea. Los papeles siguen circulando seis o siete veces y al final cada uno lee el texto completo en voz alta.
Palabras, palabras…pero, ¿y si las palabras se volvieran un poco locas como la Tricotosa de Retahilando? Palabras que se unen unas con otras al azar, en un juego donde la razón no tiene sentido. Como hacían los dadaístas allá por el siglo XX. Los dadaístas fueron unos artistas que no querían seguir ninguna norma.