Os proponemos unos ejercicios teatrales que ayudan a jugar con las palabras y su manera de decirlas usando el ritmo y las emociones, con sus entonaciones.
1. Comprender el ritmo de las frases. Os proponemos jugar con el ritmo, con las pausas, la velocidad, la acentuación, la duración, la rima. Leed este cuento mínimo: “Este es el cuento del lapicero. Y termina haciendo un cero“ Tendréis que repetirlo hasta memorizarlo, cuidando la dicción y la acentuación. Cuando ya lo tengáis memorizado jugad con la velocidad, decidlo rápido, muy rápido, lento, muy lento, jugando con la graduación empezad lento, acabar rápido y viceversa… * Si queréis, podéis crear vuestro propio cuento mínimo. Partiendo de la estructura de antes, terminadla haciendo rima. Por ejemplo: Este es el cuento……… (del zapato) Y termina…………………. (si me lo ato) Este es el cuento…….. (del gallo) Y termina…………………. (si me callo)
2 Expresión de estados emocionales. Entonación. Es importante poner sonido a nuestras emociones. Usando el cuento mínimo de antes, lo contamos expresando un estado de ánimo, por ejemplo la tristeza o la alegría. La voz y los gestos se transforman. Decimos el poema cambiando el estado de ánimo: sorpresa, duda, alegría, miedo… ¿Cómo lo diría alguien que está muy enfermo?, ¿una bruja malísima?, ¿alguien que ha ganado un premio?, ¿alguien que tiene sueño, está muuy cansaadooo?. *Otro cuento mínimo, por si queréis cambiar. “¿De dónde viene el ganso? De la tierra del garbanzo...”
Os proponemos unos ejercicios teatrales que ayudan a jugar con las palabras y su manera de decirlas usando el ritmo y las emociones, con sus entonaciones.
Os proponemos unos ejercicios teatrales que ayudan a jugar con las palabras y su manera de decirlas usando el ritmo y las emociones, con sus entonaciones.